SUELO PÉLVICO

CESÁREA, Más allá que una simple cicatriz!!

¿Te han realizado una cesárea? ¿Puedo tener consecuencias a medio o largo plazo?


La cesárea consiste en una incisión quirúrgica en el bajo vientre que se realiza para extraer al bebé durante el proceso de parto.

Dicha intervención afecta en mayor o menor medida tres estructuras especialmente importantes para el cuerpo humano: zona LUMBOPÉLVICA, zona ABDOMINAL y nuestro SUELO PÉLVICO. Estás estructuras actúan en conjunto en muchas de nuestras actividades del día a día y si se ven alteradas pueden afectar a la postura y a la descompensación de los grupos musculares.

Tras el embarazo, el vientre ha sufrido una gran distensión y necesita un periodo de vuelta a la normalidad. Si sumamos este factor a la incisión de la capa superficial, media y profunda de nuestra faja abdominal, cobra especial importancia la toma de conciencia de nuestro vientre para evitar la consecuencia directa de debilidad de la musculatura abdominal; esto no quiere decir que tengamos que hacer abdominales como unas locas,¡¡¡ERROR!!! Deberíamos de coger conciencia primero de la contracción del transverso y del suelo pélvico. Este músculo interviene en el sostén visceral y pélvico, el cual nos ayuda a tener nuestra propia faja natural, sin necesidad de accesorios externos.
A su vez, una cesárea puede llegar a alterar a medio-largo plazo nuestro suelo pélvico, ya que ha tenido que mantener el peso del bebé durante todo el embarazo. A todo esto le sumamos que tendremos que hacer actividades de la vida diaria, como son el levantamiento de nuestro bebé, los continuos despertares nocturnos, los aumentos de presión intraabdominal a la hora de ir al baño.. etc. y todo esto solo dentro de casa! . Estas actividades, unidas al estado postparto de la mujer, pueden favorecer la aparición de ciertas sintomatologías, tales como:

-inflamación cicatricial, no solo a nivel cutáneo, sino también con gestión zona urogenital.

-Abultamiento de la zona o bridas cicatriciales.

-Debilidad de la musculatura del suelo pélvico y abdominal.

-Dolor región lumbo pélvica, por debilidad de la musculatura de la faja abdominal unido a la lordosis aumenta durante el embarazo.

-Parestesias al rededor de la cicatriz: muchas de nuestras pacientes comentan la sensación de acorchamiento en la zona, o sentir como si “esas zonas no fueran suyas”.

-Sensación imperiosa de ir al baño, o escapes ocasionales ante el aumento de presion intraabdominal paréntesis (toser reír, cambios posturales….)

-Estreñimiento, por descenso de las visceras pelvicas y el patrón postural por debilidad de la musculatura abdominal.

-Adherencias cicatriciales sensación de pinchazos debido a la profundidad de la cicatriz.

-Molestias en las relaciones sexuales o a la vuelta de la menstruación una sensación de punzón interno.

Un fisio especializado puede ayudarte en tu cesárea ya sea postparto o tras varios años.

En AKINE Fisioterapia avanzada contamos con multitud de técnicas para el tratamiento de tu cesárea, siempre enfocado de una forma personalizada.

Si quieres saber algunas de las técnicas de tratamiento que empleamos no dudes en contactar con nostras y realizar tu valoración gratuita!

O también puedes pinchar en el siguiente post y leer algunos de los tratamiento: https://akinefisio.com/2019/11/08/la-fisioterapia-en-las-cesarea/