Blog & News, CURIOSIDADES, FISIOTERAPIA

¿QUÉ ES LA PATA DE GANSO? ¿puede ser el origen de mi dolor en la rodilla?

¿Por qué se llama Pata de ganso?

Este nombre tan gracioso hace referencia a la unión miotendinosa de tres músculos, los cuales conforman de manera simultánea en la cara medial de la rodilla, justo debajo de la rótula, en el borde interno de la tibia. Los anatomistas le pusieron ese nombre debido a que se asemejaba a la forma membranosa que tiene el ganso en sus patas.

Estos tres músculos son:

-El sartorio: músculo que discurre por la cara anterior del cuádriceps. (Conoce más sobre este músculo en nuestro post)

-El recto interno: músculo que pertenece a la musculatura anterior y medial del cuerpo.

-El semitendinoso: Músculo que pertenece a la musculatura isquiotibial.

¿Puedo tener una tendinitis de la pata de ganso?

Por supuesto, de hecho es una patología muy típica de rodilla, especialmente en corredores, considerándose un lesión deportiva inflamatoria de la rodilla. Esto es debido a la sobrecarga de la musculatura a la hora de activar los miembros inferiores, provocando una fricción de la bursa e irritación de los tendones.

Aún así, también esta tendinitis puede estar asociada a otras molestias del tipo lumbar, una mala pisada, una desviación mecánica de rodillas o pelvis, problemas pélvicos o incluso relacionado con problemas urogenitales en mujeres y hombres, por su relación con el sistema visceral pélvico.

¿Cúales son los síntomas que puedo presentar?

El síntoma que más caracteriza esta patología es el dolor localizado en el borde interno de la rodilla. Este dolor al inicio puede ser sólo al comenzar la actividad deportiva, disminuyendo su sensación tras el calentamiento, pero al finalizar la práctica deportiva podemos volver a notar el dolor. Cuando la tendinitis pasa su fase aguda, se puede observar en mucho de los casos que el dolor se vuelve constante, independientemente del ejercicio.

Otro de los síntomas que presenta es la molestia ante la presión o el roce de la rodilla en su parte interna, asociada a veces con una inflamación localizada o aumento de la coloración y temperatura de la zona.

¿Tiene tratamiento?

Siii!! Lo primero de todo sería realizar un correcto diagnóstico de la tendinitis de la pata de ganso, observando el origen por el que ha podido ocurrir la patología y si está asociado a otras lesiones.

Las técnicas que más se utilizan en esta patología aplicadas por el fisioterapeuta son:

Terapia manual con el fin de liberar la musculatura, mediante descarga de, no sólo los tres músculos implicados, si no también todo el miembro inferior y pelvis.

Técnicas osteopáticas, para reequilibrar las estructuras y articulaciones afectadas, sobre todo si viene como consecuencia de un síndrome del corredor.

Radiofrecuencia Indiba-activ: es una de las técnicas que se ha observado que disminuye notoriamente la fase aguda de la lesión, y por tanto el número de sesiones para la pronta recuperación en deportistas. Así mismo asiste a la disminución de la inflamación y al aumento de vascularización de la musculatura sobrecargada.

Técnicas miofasciales, para liberar posibles adherencias en zona fascial.

Punción seca, ya que ciertos grupos musculares implicados, si presentan puntos gatillo latentes o activos promueven la aprición del dolor de rodilla.

-Kinesiotapping: el vendaje neuromuscular aplicado en la rodilla favorece la descarga ante la práctica deportiva, como el alivio del dolor superficial ante la fricción de la zona.

Estiramientos progresivos de los miembros inferiores.

En función de los signos del paciente se aconseja a la vez el uso de crioterapia localizado, para ayudar a la disminución de la inflamación, y también un estudio de la pisada llevado a cabo por un profesional, ya que el apoyo plantar en la marcha o el calzado afectan indirectamente en esta lesión.

Si te has visto identificad@ por esta lesión, ya sabes! Acude a tratarte, evita que una lesión se cronifique o que impida poder disfrutar de las actividades deportivas al aire libre!!=)

Blog & News, CURIOSIDADES, SUELO PÉLVICO

POSICIÓN DE LITOTOMÍA…¿Qué es y qué historia esconde esta metodología en el paritorio?

¿ Qué es?

La posición de litotomía consiste en una postura que toma la parturienta durante el momento del parto. Consiste en que la mujer se encuentra recostada en la camilla del paritorio, con ambas piernas elevadas y apoyadas sobre unas superficies ancladas a la cama. Es considerada una de las posiciones que más se usan en la actualidad pero….¿Por qué?, ya que desde hace algún tiempo se viene descubriendo que no es de las mejores posiciones que favorezca el momento del parto.

Para conocer el por qué, debemos de conocer un poquito más sobre la interesante, (por decirlo de alguna manera), historia que se esconde tras esta práctica.

¿Cúal fue el inicio de esta posición?

En el antiguo Egipto se han documentado datos de que las parturientas se encontraban en posición de cuclillas, o incluso haciendo uso de un banquito bajo que facilitara dicha posición. A medida que pasaban los años, esta postura fue evolucionando a una posición de sedestación, sobre una silla modificada, con una especie de apertura en el sillín para favorecer la salida del bebé.

Pero el cambio general llegó durante el sigo XVIII, en donde se ocasionó una modificación de la posición vertical al método horizontal que conocemos hoy en día. Los datos curiosos cuentan que bajo el reinado de Luis XIV, Rey de Francia, este tenía una cierta predilección y gusto por ver los partos, ya que dicho rey disfrutaba de ver el momento del parto, por lo que promovió esta práctica que ha llegado a nuestros días siendo la más utilizada a nivel mundial.

Dejando un lado los datos históricos y los gustos curiosos de Luis XIV, es cierto que esta metodología facilitaba a su vez que los ginecólogos y matronas puedan tener un mayor control sobre el momento del parto, favoreciendo la asistencia en caso de complicaciones o la realización de episiotomías e instrumentalización durante el mismo. Aún así cabe valorar si está es de las mejores posiciones para la madre.

¿Es la mejor posición para parir?

Desgraciadamente, aun que sea de las prácticas más utilizadas, se observa que no es la mejor metodología para poder realizar un trabajo de parto. Por diversos motivos:

-La posición acostada sobre la camilla, comprime enormemente la zona sacra, y a su vez los pujos frecuentes pueden favorecen la afectación del coxis, o desgarros indeseados, al igual que modificar las contracciones, que puede llevar a una mayor fatiga o aumento de tiempo de paritorio.

-La posición de las piernas casi a 90º de flexión de cadera, activan una neutralización del coxal que no favorece en todas las etapas del parto, por lo que jugar con las rotaciones de las piernas podría ayudar más a un expulsivo mejor, en función del estrecho del canal del parto en el que se encuentre el bebé.

-La respiración en esta posición, sin poder extender cómodamente la columna cervical (reflejo automático que se da en el parto), no ayuda a que la fuerza diafragmática se lleve hacia el útero..

Estos motivos posturales, se han visto que pueden ocasionar mayor complejidad al parto para la mujer.

Hay que destacar de todas formas que el tipo de epidural no asiste a que se pueda hacer de una forma más activa, pero si que nos gustaría recalcar que partos dinámicos, es decir, una modificación continua en función de la fase de parto en la que se encuentre la parturienta, sería de las mejores opciones naturales que existen para parir. Por estos motivos, ya hay en diversos hospitales que dan diversas alternativas, dirigíendolo a un parto más humanizado.

En cuanto a las posturas de humanización del parto, se pueden aprender durante las clases preparto o bajo la asistencia de un fisioterapeuta especializado en el ámbito genitourinario, que te enseñará los ejercicios de parto que mejor te convengan.

Es importante destacar que cada parto y cada mujer es diferente, por lo que siempre es necesario un trabajo multidisciplinar y confortable para la embarazada, acompañándola en todo momento para un parto sea llevadero e intentar prevenir posibles complicaciones que se puedan suceder o métodos de alivio durante el paritorio.

Si quieres conocer más info, en Akine disponemos de un bono integral de embarazada, donde te enseñaremos las poturas facilitantes del parto ,ejercicio terapéutico embarazadas, masaje perineal ejercicios dirigidos de contracción de la musculatura del suelo pélvico, al igual que los tipos de respiración, usando si es preciso, un dispositivo conocido como el EPINO e intentaremos resolver todas las dudas que puedas tener, destacando la personalidad y peculiaridad de cada embarazada.

Blog & News, CURIOSIDADES

“COSTILLA DE EVA”

¡Exacto! La costilla de Eva hace referencia a una costilla de más (por aquella semejanza bíblica)

Como bien sabéis, el cuerpo humano sin anomalías tiene 12 pares de costillas, situadas en la región comprendida por las vértebras dorsales. En concreto tenemos 7 costillas verdades (unidas a dorsales y esternón), 3 falsas ( porque se unen a la última costilla  verdadera mediante cartílago, y no al esternón directamente) y 2 flotantes (porque no se unen al esternón ni a ninguna otra costilla)

Como también sabemos, las vértebras cervicales son 7 (y carecen de costillas). Y ya que estamos, recordad, que las vértebras lumbares son 5 y tampoco tienen costillas

Cuando nos referimos a la costilla de Eva, y fue en 1869 cuando se describió por primera vez, se habla de tener una costilla de más, precisamente en la última vertebra cervical.

Se le llama costilla, pero en realidad es una prolongación de la apófisis transversa perteneciente a la séptima vértebra cervical. Puede que se dé a un lado sólo o en los dos. Puede presentarse como una anomalía excepcional en este cuerpo humano o asociarse a otras malformaciones óseas…

Dependiendo de su extensión puede encontrarse libre, terminar uniéndose a la primera costilla (de la primera vértebra dorsal) mediante fibras o incluso puede encontrase fusionada completamente. Es aquí, según esas características, lo que va a conllevar en algunos casos a soportar algún tipo de complicación.

Lo más común es que sea una malformación asintomática; salvo por una radiografía, el paciente no va a percibirlo. Si es verdad que puede cursar con dolores cervicales, pero ¿quién de nosotros no los sufre?

Otra cosa bien distinta sería padecer un Síndrome del Desfiladero Torácico (SDT), como otra de sus complicaciones, resultante de una reducción del espacio por donde debe discurrir el plexo braquial (conjunto de nervios que van a miembros superiores) y el paquete vascular (arterias- venas) al estar ocupado por ese “hueso extra”. Esa compresión, continua o intermitente, del plexo braquial y/o de la arteria o vena subclavias y la arteria vertebral se manifiesta con síntomas neurológicos ( adormecimiento miembro superior, dolor torácico, dolor hombro y cuello, atrofia o debilidad muscular) y síntomas vasculares ( insuficiencias, edemas de distinta graduación, hinchazón manos, dedos…) etc.

¿Tiene solución?

Desde la fisioterapia se pueden reducir los síntomas ( en caso de darse), mediante un tratamiento conservador basado en movilizaciones, terapia manual, movilizaciones neurales, disminución de edemas (mediante drnaje linfático o Indibaactiv), masoterapia de la musculatura adyacente, liberación de puntos gatillo, etc.

Cuando fracasa este tratamiento, está indica la resección de la propia costilla o de las bandas fibrosas emergentes, todo esto mediante cirugía.

Blog & News, CURIOSIDADES, SUELO PÉLVICO

LAS MUJERES TENEMOS LA PELVIS MÁS ANCHA..pero..¿por qué?

Si, has oído bien, una de las diferencias más significativas que tenemos frente a los hombres en lo que el esqueleto se refiere es la pelvis. Las mujeres tenemos la pelvis más ancha (que no más gorditas, si no anchas) y eso se debe principalmente para cumplir con el objetivo de la fertilidad, es decir, favorecer el embarazo y su expulsivo.

La pelvis de una mujer se va modificando a medida que va cumpliendo años. Entre los 25 y los 40 años aproximadamente se encuentra en su mayor ensanchamiento de los huesos de esta zona, coincidiendo con las edades de mayor fertilidad. Tras este periodo la pelvis vuelve progresivamente a un estrechamiento, al llegar la menopausia.

Anatómicamente hablando la pelvis está formada por huesos, articulaciones y músculos dividiéndose en dos partes principales denominadas pelvis mayor y menor.

En la PELVIS MAYOR: Nos encontramos con el sacro, rama del pubis y las fosas ilíacas, denominándose también estrecho superior.

En la PELVIS MENOR: Denominada el estrecho inferior, y es donde podemos encontrar la parte baja del sacro, el coxis y la zona isquipubiana.

Es importante conocer estas estructuras, ya que, si existiese alguna modificación o alteración en las mismas, podríamos ser más propensas a presentar problemas durante el parto.

La musculatura del suelo pélvico juega un importante papel dentro de la pelvis femenina.

Esta musculatura, aún desconocida por muchas mujeres, está dividida en varios planos: superficial, medio y profundo. Por ello concienciar de la contracción muscular o de los diferentes niveles de contracción y relajación nos asistirán a prevenir problemas a la larga. Del mismo modo, la preparación de la musculatura durante el embarazo y la liberación de la pelvis nos asistirá a un parto mucho más llevadero.

Si tienes dudas de la morfología de la pelvis o de qué cosas puedes realizar durante el embarazo o el postparto, acude a una valoración de tu suelo pélvico y la zona lumbo-pélvica y faja abdominal, estaremos encantadas de asistirte en todo lo que podamos.

Blog & News, CURIOSIDADES

¿SABES CUÁL ES EL MÚSCULO MÁS LARGO DEL CUERPO?

Seguramente no sea un músculo que se escucha muy a menudo, pero allá va:

Se trata del SARTORIO.

También conocido como el músculo del sastre (“sartor” en latín ) por la acción que realiza, ya que posibilita acoplar la pierna, flexionándola y rotándola, de forma que los costureros de entonces se apoyasen en ella al coser.

Se encuentra en la parte anterior del muslo y lo cruza diagonalmente, desde su origen en la espina iliaca (saliente de la pelvis ) hasta su inserción en la parte interna y superior de la tibia, donde comparte inserción con otros dos músculos: el grácil (un adductor) y el semitendinoso (un isquiotibial), formando  conjuntamente la “pata de ganso”.

Foto perteneciente alamy.com
Triángulo de Scarpa

También, podemos añadir que anatómicamente delimita junto a otros músculos el triángulo de Scarpa (una región atravesada por varios vasos sanguíneos de gran calibre e importantes nervios, como son la arteria, vena y nervio femoral y el canal linfático)

Debido a que traspasa dos articulaciones, cadera y rodilla, se trata de un músculo biarticular, y va a tener relación directa con los movimientos que se ejecuten en ellas. Por eso para llevar el talón del pie delante de la rodilla de la pierna contralateral (la posición del sastre) va a provocar una flexión, rotación externa y addución de cadera (subir, rotar hacia fuera y llevar hacia dentro el fémur) junto a una flexión de rodilla.

Desde pelvis a rodilla

Esperamos que a partir de ahora puedas contar con este músculo para hablar de curiosidades del cuerpo que ya conoces 🙂

Blog & News, CURIOSIDADES, FISIOTERAPIA

PROPIOCEPCIÓN

La propiocepción (propio-uno mismo y cepción-percibir) se denomina a la capacidad que tenemos para saber la posición “exacta” en la que se encuentran nuestras partes del cuerpo.

(Haz la prueba, sin mirar, imagina cómo crees que tienes los pies ahora mismo colocados. Ahora, ya sí te dejo mirar, comprueba si estabas en lo cierto)

Esta percepción corporal en una situación normal quizá no nos sea de mucha importancia, pero en un momento dado va a permitir al cerebro actuar proporcionando el control motor conveniente, y la estabilidad articular adecuada (según necesidad)

Toda esta información le llega a través de sus “controladores” y la procesa; algunos ayudantes son:

  • Los husos neuromusculares: se encuentran en el vientre muscular.
  • Receptores tendinosos de Golgi: en el propio tendón
  • Ruffini: en el tejido conectivo (¿recuerdas el tema de la fascia?)
  • Propioceptores vestibulares: sistema vestibular (oído)

El sistema propiceptivo tiene además como misión protegernos de las lesiones y defenderse en cuanto se produce un estrés articular.

¿De qué manera?

Reduciendo el tiempo de reacción y poniendo en marcha los mecanismos que permitan retomar la estabilidad articular.

Te ponemos un ejemplo: el típico esguince de tobillo.

“Vamos andando, de repente hay un bordillo que no vemos y el pie se “dobla” hacia dentro.”

De forma muy resumida:

Caso 1: mi sistema de propiocepción falla, los mecanismos de protección no han reaccionado a tiempo, así que mi tobillo sigue doblándose (porque es la inercia que llevaba) ¿Lo normal? El ligamento tiene tanto estrés que se elonga demasiado, o se parte, posible fisura/fractura huesos del pie, etc. LESIÓN.

Caso 2: tengo un sistema propioceptivo adecuado. Ante la mínima sensación en el cerebro de que ese tobillo no debería estar doblado, comienzan los mecanismo de reacción.

En este caso, los músculos peroneos se contraen fuerte para llevar al pie al movimiento contrario al que iba. Estabilizadores de tobillo buscan ese equilibrio articular de nuevo y continuo mi andadura. O incluso, si la fuerza desencadenante no es suficiente, puede reaccionar tirándonos al suelo aposta.

¿se puede trabajar sobre ello?

Sí. De hecho, sería conveniente aparte de tu rutina diaria de ejercicio físicos, ir introduciendo los ejercicios propioceptivos. Sin duda alguna tu sistema articular te lo agradecerá y facilitarás la prevención de lesiones.

En el desafortunado caso de que ya estés lesionado, el trabajo propioceptivo será de lo primero en lo que debas incidir.

Como en todo, el trabajo es progresivo, introducirás ejercicios más básicos hasta complicarlos.

Podrás trabajar con tu propio cuerpo o con ayuda de materiales complementarios: bosus, pelotas, platos, toallas, palos, ruedas…

Con el ejercicio terapéutico, te podremos guiar para prevenir lesiones y/o recuperarlas de la mejor forma.

¡A trabajar!

Blog & News, CURIOSIDADES, FISIOTERAPIA

LAS ADHERENCIAS = ¿Consecuencias?

 ¿Eso qué es?

Las adherencias son unas bandas cicatriciales que se forma entre dos superficies, ya sea entre el peritoneo o entre las propias vísceras o entre las capas de internas de la piel y el músculo.

Al unir dos superficies provoca la limitación de movilidad de las capas a las que une. Es muy común que aparezcan adherencias tras una cirugía, especialmente tras una cirugía abdominal, debido a la alteración que supone la intervención y a la cicatrización interna. Cuando el cuerpo entra en fase de cicatrización, suelta diversas sustancias para unir los puentes internos de adhesión, aquí entran la fibrina y el colágeno. Estas sustancias, si no se une de forma organizada, provoca esta telilla, que poco a poco va formando bandas más duras y pudiendo provocar la fibrosis del tejido o incluso las conocidas bridas.

¿Si es algo interno…se puede tratar?

Esta es una de las preguntas que nos hacen muchos de nuestros pacientes. Lo importante no es lo que se vea a nivel externo, está claro que lo superficial nos puede interesar en menor o mayor medida, pero lo que realmente nos importa es como esa adherencia, esa cicatriz, esa intervención quirúrgica ha provocado alteraciones internas.

Existen diversos tratamientos que favorecen la ruptura o la reorganización de dichas bandas fibróticas, destacando especialmente las siguientes:

Radiofrecuencia Indiba Activ: Se ha demostrado que gracias a su aplicación favorece la reabsorción del tejido cicatricial, aumenta la vasodilatación interna y promueve una mayor reorganización del colágeno, favoreciendo por tanto la eliminación de las adherencias, no sólo a nivel externo, si no especialmente a nivel profundo. Su aplicación es indolora, y se usa a la par que el terapeuta realiza maniobras de forma manual y ejercicios de tonificación o respiración de la zona afectada. ¡Notaras los resultados en pocas sesiones!

Técnicas Miofasciales: La inducción fascial asiste a todo este tejido, ayudando a la liberación de las zona de tensión que se hayan podido provocar, las técnicas son inocuas, pero muy efectivas!

Técnicas Osteopaticas Viscerales: Si se ha producido una intervención quirúrgica, la motilidad de las vísceras han podido verse alteradas, por ese motivo se pueden realizar movilizaciónes de las vísceras afectadas, provocando una liberación de las restricciones internas.

Terapia manual: Para cicatrices más externas, técnicas como CYriax o fricciones profundas o es “S” promueven la eliminación de la cicatriz.

Técnicas muy recomendables tras:

-Cirugías traumatológicas: hombro, codo, dedos, rodillas, pies…o postquirúrgico hernias discales.

Postparto: cesárea, episiotomía o desgarros.

-Cirugías uroginecológicas: Prostatectomías o histerectomías.

-Cirugías estéticas: Abdominoplastias, diástasis de los rectos, mastectomías.

-Cirugías internas: apendicectomía, laparoscopias, extirpación masas tumorales, cirugía riñon, entre otras y tras recomendación médica.

Acude a un especialista para tratar tus cicatrices postquirúrgicas, no importa el tiempo que haya pasado, siempre se puede mejorar y aliviar los síntomas latentes que padezcamos o los bloqueos internos que podamos tener.

Blog & News, CURIOSIDADES, FISIOTERAPIA

El Síndrome de Papá NÖel, por culpa de….: EL PSOAS!!!

El psoas es un músculo que nos ayuda mucho a la estabilización lumbopélvica

Y esto que es??? Esta estabilización es super importante cuando hacemos esfuerzos o movimientos dinámicos, como andar, correr levantar pesos…o estas navidades al cargar con los regalitos a la espalda, si no tenemos una buena estabilización de esta zona del core, podemos sufrir un dolor lumbar por un mal movimiento, que persiste durante ciertos días y nos puede limitar el bailoteo en nochevieja. =P

¿Qué tengo que hacer para evitar esta situación?

Obviamente no es de un día para otro el solucionar si tenemos un problema, tiene que ser con consciencia hacer ciertos ejercicios de estiramientos, correcciones de posturas y descargas musculares y movilizaciones articulares, Pero hay ciertas pautas que podemos seguir:

-Si levantas pesos, el agacharse y el levantarse que sea mediante un movimiento continuado, con flexión de las rodillas.

-Al correr, intenta posteriormente estirar toda la musculatura, y hacer ejercicios específicos de fortalecimiento de la zona lumbopélvica.

-Si hay molestias, evitar esfuerzos que crean una presión intraabdominal negativa, como puedan ser los abdominales o correr tras una hipotonía de la musculatura del suelo pélvico.

-Evitar mantenerse en posturas mantenidas durante largos periodos de tiempo durante el día.

Anatómicamente hablando, ¿qué estructuras interesan principalmente?

En este post hablaremos del PSOAS, muy relacionado con los posibles dolores de espaldas y con todos los músculos y fascículos siguientes:

-Paravertebrales.

-Cuadrado lumbar

-Musculatura del suelo pélvico

-Transverso del abdomen

-Recto anterior del abdomen

-Piramidal

-Dorsal ancho

-Diafragma

Por tanto nos interesa saber la importancia de la estabilización de la pelvis, ya que son muchos músculos que se activan conjuntamente para poder ayudarnos a realizar nuestras actividades de la vida diaria.

El músculo psoas tiene fascículos musculares muy potentes, es bilateral, es decir, tenemos uno a cada lado de la pelvis y conecta el torso (se origina en la última dorsal), atravesando la pared abdominal y pasando por delante de la articulación sacroilíaca, finalizando su recorrido en el trocánter menor.

Como consecuencia de su ubicación, es un gran estabilizador del tronco con respecto a la cadera y viceversa.

¿Qué acciones pueden provocar un dolor lumbar por afectación del psoas?

-Estar de manera prolongada sentados en una silla, como puede ser en un trabajo tipo de oficina o conductores de distancias largas. También pasa en personas mayores, que están mucho tiempo en sedestación con actitud cifótica, lo que provoca un mayor acortamiento del músculo. Este acortamiento también puede darse en ciertos deportes que practicamos hoy en día, como puede ser el ciclismo.

-Inhibición del músculo por mala coordinación muscular, como cuando corremos o andamos, tiene que darse un movimiento de contracción de un lado y del lado contralateral, si no se da de forma sinérgica, puede provocar que a largo plazo se contracture uno de los músculos y por la contra se contraiga otra musculatura flexora del cuerpo, teniendo como resultado una sobrecarga.

-Movimientos repetitivos, como en el fútbol, el kárate o la danza, al realizar una sobreactivación de un lado frente a la estabilización del lado contrario.

-En personas con Coxoartrosis, es decir artrosis localizada en la cadera, que provoca que la posición antiálgica de flexión del tronco y rotación homolateral contracture las fibras del psoas y disminuya el espacio de las vértebras lumbares.

-Durante el embarazo, ya que la pared abdominal se distiende y la columna lumbar se hiperlordosa, favoreciendo el espasmo del psoas y provocando la aparición de dolor lumbar e ingle.

-Sobrecarga de la musculatura del psoas propiamente dicha, que activa los posibles puntos gatillo, y se irradia hacia nuestra zona posterior de la espalda.

¿Qué puede hacer un fisioterapeuta por mí?

Existen diversas técnicas que en función de la etiología del problema se pueden aplicar como son:

Terapia manual, mediante diversas friccione y técnicas de bombeo de la musculatura, se puede aliviar considerablemente las posibles molestáis de dolor lumbar provocadas por el psoas. Así mismo la descarga de la musculatura pélvica y dorso-lumbar asisten a la mejoría de los síntomas.

-Tratamiento mediante Radiofrecuencia Indiba-activ, que reduce de forma profunda los puntos tensionales y a su vez asiste a la regeneración y fortalecimiento de las fibras, especialmente cuando el problema viene por una compensación muscular.

Punción seca de la musculatura accesoria estabilizadora del tronco.

-Estiramientos asistidos por el fisioterapeuta, para llegar de forma profunda a la liberación muscular.

-Técnicas miofasciales de la zona pélvica y abdominal.

-Reeducación postural en ciertas actividades deportivas, gracias al ejercicio terapéutico, y trabajar de forma conjunta toda la musculatura estabilizadora.

Si tienes alguna duda de estiramientos o ejercicios que pueden ayudarte a aliviar tus síntomas, aquí te dejamos unos pocos! Acude siempre a un profesional de la salud si notas que tus dolores persisten!=)

Blog & News, CURIOSIDADES

ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO

Si has conseguido leerlo sin trabarte, te mereces una explicación de porqué se llama así.

Simplemente, formando la palabra trata de resumir su origen e inserciones; su localización anatómicamente hablando.

Esto no queda aquí, en algunos sitios podrás verlo escrito aún más largo: “ESTERNOCLEIDOCCIPITOMASTOIDEO

Y es que de esta manera, su escritura se convierte aún más certera, al hacer referencia a otra de sus inserciones.

Esterno: esternón

Cleido: clavícula

Occipito: hueso occipital

Mastoideo: apófisis mastoides (protuberancia del hueso temporal del cráneo)

También podrás verlo escrito abreviado como ECOM.

Recuerda, tenemos 2, uno a cada lado del cuello (son visibles y grandes). Si los dos actúan conjuntamente flexionaremos la cabeza hacia abajo. Si es sólo uno, inclinaremos el cuello hacia ese lado (oreja y hombro se aproximan) al mismo tiempo que se rota (gira) la cabeza hacia el lado contrario…a veces actúa como músculo respiratorio accesorio (el cuerpo recurre a ellos como complemento si mi organismo necesita inspirar/expirar más aire)

¿Habéis sufrido de tortícolis alguna vez? Ya sabéis quién es el culpable, cómo se llama, y sobretodo, como se escribe.

Como veis, la anatomía al final tiene su parte curiosa 😉

imágen perteneciente a diafit.es
CURIOSIDADES

¡Soy más ALTO por la mañana…pero más BAJO por la noche!! ¿Por qué?

La columna vertebral está compuesta por 24 vértebras, y entre ellas encontramos unos discos, denominados discos intervertebrales. Gracias a su composición gelatinosa permite la compresión y la movilidad de la columna, protegiendo y amortiguando la columna de manera interna ante movimientos de carga, trotes, caminar, y nuestras actividades de la vida diaria. Estas actividades unidas al factor de compresión, provocan que a lo largo del día el espacio entre las vértebras se vea disminuido, es decir, se comprime esa almohada interna y se deshidrata por el peso y la gravedad, pudiéndose disminuir cada disco un 15% de su capacidad.

Por ese motivo, cuando nos despertamos por la mañana tras un tiempo prolongado tumbados, el cuerpo se “reestructura”, se “descomprime” y se “rehidrata” provocando que esas almohadillas aumenten ligeramente.

Por tanto…..¡¡¡¡si nos medimos, seremos entre 1 y 2 cms más altos!!!! Haz la prueba esta noche, mídete antes de acostarte (sin trampas de ponerse de puntillas) y vuélvete a medir nada más levantarte, verás los resultados por la mañana!!

Desde Akine aconsejamos enormemente la movilidad articular, los estiramientos y la hidratación, tus articulaciones, tu columna, y tu cuerpo te lo agradecerán! =)